• Andrés Castro Murcia

Bélgica e Italia.

Este año venía siendo una gran derrota para Ferrari, no solo porque hasta el parón de verano no hubiera conseguido ni una victoria, sino porque hasta el Red Bull Raicing le estaba ganando el pulso de victorias por carreras. Mercedes ya se consolidó como favorito futuro campeón, así que la pelea directa es contra el equipo de la bebida energizante por el segundo lugar en el campeonato.


En Bahréin, Canadá y Austria el equipo de Maranello por culpa propia había dejado escapar la primera victoria de la temporada. En Bahréin un fallo en la unidad de potencia de Leclerc; en Canadá por un error de Vettel que le costó una penalización de 5 segundos, y aunque llegó en la primera posición penalización lo dejó en segunda plaza; y en Austria una estrategia débil permitió que Verstappen en una maniobra de mucha fuerza le ganara la primera posición a Leclerc y con ello la victoria.


Sin embargo, con el regreso de la competencia posterior al parón de verano Ferrari incluyó una nueva unidad de potencia con la que llegaría a los más de 1000 caballos de potencia de cara a los circuitos más veloces y que menor carga aerodinámica necesitan. Eran los lugares perfectos para la escudería roja.


En Bélgica, en el mítico circuito de Spa-Francorchamps, los Ferrari barrieron en la clasificación, pero la carrera fue una historia diferente. Si bien la estrategia fue clara por parte de todos los equipos (Usar neumáticos blandos al inicio y medios al final), para los Ferrari iban mejor los blandos y para los Mercedes, principales oponentes de la escudería roja, iban mejor los medios.


La carrera fue un derroche de calidad por parte de ambos equipos, pero Ferrari al fin había aprendido del pasado y no esperó al típico amague que siempre tiraban los Mercedes y con mucha autoridad metió a Vettel en pits, para luego utilizarlo como freno sobre Hamilton. Sacrificar a Vettel para que Leclerc obtuviera la victoria fue la llave del éxito en Bélgica.



En el autódromo internacional de Monza, en Italia, la historia fue completamente diferente. Los Ferrari barrieron a los Mercedes, a los Red-Bull y en general a todo el mundo. En la segunda vuelta de la Clasificación hubo un suceso del cual hablaremos después. Pero en pista, Leclerc fue muy superior a los Mercedes quienes con mejores y llantas más nuevas solo se acercaron y asustaron al monegasco, pero no lo suficiente para alejarlo del triunfo.


En lo que resta de campeonato Ferrari tendrá muy pocas oportunidades de victoria, ya se cumplió con lo que se podía hacer en esta temporada. La visión del equipo italiano debe estar en no perder el titulo de subcampeón contra Red-Bull y centrarse en la temporada 2021.

2 vistas
 

©2019 by #CastroOpina. Proudly created with Wix.com