• Andrés Castro Murcia

El dilema de los colombianos.




Por estos días que juega la selección, que ganan los colombianos los Grands Slam y que los ciclistas nos deslumbran con sus actuaciones en las grandes competencias europeas vale la pena fijarnos en los casos particulares de éxito: James, Falcao, Nairo y los que en este momento ignore.


Sería mentira negar que estos tres deportistas hicieron vibrar nuestro corazón, y que cuando ellos se presentaban y sonaba el himno nacional el ojo alcanzaba a llenarse de lágrimas por la emoción que se siente ver a otro colombiano triunfar.


Sin embargo, estos mismos tres deportistas – e insisto que pueden haber más que ignoro en este momento – sufren el efecto de llegar a la cúspide de su disciplina (Real Madrid – Atlético de Madrid - Movistar Team) y por diferentes motivos no han logrado ser la cabeza o brillar al máximo.


Creo entonces que lo mejor que se puede hacer es tomar ejemplo de Juan Pablo Montoya, que cuando el Mercedes Team lo rechazó de la F1 fue pragmático y fue a la Nascar de la cual se fue por falta de ritmo, después partiría a la Fórmula 2.000 (Donde inició su carrera). Si bien no brillaría a nivel mundial, tendría la relevancia y las victorias que él se merecía.


A James, Falcao y Nairo les digo: ¡Bienvenido el Galatasaray!, ¡Bienvenido el Arkea Team!.

No van a estar en las portadas de los diarios mundiales, pero si van a estar en equipos donde van a poder relucir ese factor que los han hecho brillar.

0 vistas

©2019 by #CastroOpina. Proudly created with Wix.com