• Andrés Castro Murcia

¡Sáquenme!

Cada vez son más repetitivas las movilizaciones ciudadanas que le dan la "mal-venida" al ex Presidente y Senador Álvaro Uribe Vélez. Y digo "mal-venida" porque ese amor de sus simpatizantes se ve muy disminuido por los carteles y voces de sus oponentes, al punto que la noticia es el abucheo y no su trabajo.



La de ayer en el municipio de La Calera, Cundinamarca, se une a un largo listado de municipios y lugares donde el político antioqueño ha sido abucheado. A esto, hay que sumarle el crecimiento infrenable de su impopularidad.


Se le puede ver la cara de incomodidad, las salidas en falso, su rabia al ver que hace no más de un par de años atrás era considerado el redentor del país y hoy es abucheado en todas las locaciones nacionales. A de ser, seguramente, por su continuo asedio a la política de paz y por apoyar un gobierno ineficiente, ineficaz y sin rumbo claro.


En todo caso, la conclusión es que a uno de los pocos hombres que las cabía el país en la cabeza se le está escapando. Y la tendencia no muestra que vaya a mejorar.


La jubilación del exmandatario está muy cerca, y de hecho ya dio una luz hace algunas semanas en una entrevista dada en la W Radio a una de sus mejores periodistas: Vicky Dávila.


El único cabo suelto que debe tener en su cabeza el expresidente es saber que no logró consolidar un líder que lo releve y que su trabajo pueda quedar a la deriva, sin quien lo continúe. A lo mejor espera terminar esa tarea e irse al Uberrimo a descansar.



127 vistas
 

©2019 by #CastroOpina. Proudly created with Wix.com